Un planeta enfermo

El día de hoy estaba leyendo que cada vez las personas están padeciendo más y más de úlceras por presión, algo que es tan solo un síntoma de la naturaleza de nuestros tiempos.

El mundo moderno es uno donde el ser humano ha sufrido una mutación, alejándole de su condición natural y convirtiéndole en un utensilio como los son las ratas para los laboratorios, los laboratorios siendo las gigantescas corporaciones que dominan al mundo y a los seres que lo habitan.

El ser humano está en el mundo, en principio, para hacer de este planeta un mejor lugar y asegurar la continuación de nuestra especie y asegurando su existencia por siempre, de esto ser posible.

No obstante, los pasados 200 años, con el impulso de la industria mundial y la expansión de las fábricas a lo largo del mundo, nuestro futuro se ha puesto a prueba y podría ser interrumpido definitivamente, si es que seguimos caminando por la ruta en la que actualmente vamos.

El futuro de la raza humana se ve afectado fuertemente en varios aspectos, algunos de los cuales pueden ser controlados si es que existe la voluntad de hacerlo y otros que se han salido ya casi por completo de nuestro control, como son los daños ambientales, que actualmente han plagado la Tierra como una enfermedad terminal. De hecho, muchos científicos dicen que la tierra está enferma de una condición terminal o de evolución absoluta, donde los humanos no tenemos lugar.

deterioro

Cuando digo que la Tierra está enferma, me refiero a que sus órganos vitales están contaminados y siguen siendo ensuciados por un gran cáncer, creado por uno de sus propios habitantes llamados seres humanos, quienes estamos actuando del mismo modo que un cultivo de parásitos dentro de un organismo, quienes buscan devorarse a sí mismos.

Me resulta realmente impresionante cómo la enfermedad que hemos causado a la Tierra causa manifestaciones y síntomas muy similares a los síntomas que padecemos los seres humanos y los seres vivos en general, cuando padecemos de una enfermedad fuerte.

Cuando los seres humanos sufrimos de una infección o enfermedad grave y cuando estamos cerca de la muerte, tenemos ciertos síntomas que indican, para aquel que los conoce, que la muerte de tal o cual paciente es inevitable.

deterioro2

Una persona, al estar a semanas de su muerte, percibe una gran resequedad en la boca, parecida a la deshidratación, por lo que presenta mucha sed; se siente desubicado y las funciones del cuerpo y de la mente se distorsionan por momentos minúsculos, por lo que es común que el paciente piense que está en otro lugar; padecen muchas veces de temperatura alta; y sobre todo, sus sueños al dormir toman una extraña forma y proyectan imágenes muchas veces más extrañas de lo normal.

Lo mismo le está sucediendo a nuestro planeta; los ríos se están secando; los mares se están contaminando; la temperatura de la Tierra está subiendo con el calentamiento global; tormentas, terremotos e incendios están sucediendo más que nunca en la historia, lo que significa es que nuestra madre Tierra ya no sabe dónde está y está desubicada, ya que se encuentra en proceso de muerte.