Las Guerras Indias

El día de ayer, antes de viajar a la ciudad de San Diego, donde me encuentro en estos momentos, seguí mi tradición de viaje que nunca rompo; consiste básicamente en llegar media hora antes a la sala de espera para comprar una revista y leer no menos de dos artículos antes de que salga el vuelo, en los que pensaré durante éste.

Esta vez no fue la excepción, ya que llegué exactamente 30 minutos antes a la sala de espera de VivaAerobus, compré mi revista y leí mis dos artículos, los que mastiqué en mi mente durante todo vuelo.

La revista hablaba sobre los países militarmente más fuertes en el mundo, cubierta de artículos breves sobre cada nación y los principales motivos por su poderío armamentístico; sin embargo, me quedé inconforme con las explicaciones, ya que no solo me parecieron muy breves, sino que me pareció que sus razones no eran las indicadas.

Los artículos decían básicamente que los ejércitos más fuertes del mundo son Estados Unidos y Rusia, debido al armamento avanzado que poseen estos dos países, algo completamente erróneo, ya que los norteamericanos llevan siendo los mejores guerreros en el mundo desde finales del siglo XIX.

La razón por la que los norteamericanos han sido los mejores guerreros del mundo desde hace un siglo y medio no es por el armamento escalofriante que desarrollaron a finales de la Segunda Guerra Mundial y en adelante, sino por los enemigos a quienes estos enfrentaron guerra tras guerra, desde su independencia en 1776 hasta la Segunda Guerra Mundial.

Un parámetro de medición muy importante al momento de medir la calidad de soldados de un ejercito es hacer una evaluación militar de los enemigos a los que estos han enfrentado.

Los Estados Unidos de Norteamérica comenzaron su historia como país derrotando a los británicos, en ese entonces, y por los siguientes cien años, considerados como el ejército más poderoso del mundo, una manera ideal para empezar un país, si de ser fuerte se trata.

En el año de 1812, los norteamericanos y los británicos se volvieron a enfrentar en una guerra que pocas personas (incluyendo los propios americanos) no conocen, conocida como la guerra de 1812 y apodada la segunda guerra de independencia, donde los británicos tomaron y quemaron Washington D.C casi derrotando a los norteamericanos, de no ser por estar en guerra con Napoleón, consecuentemente siendo derrotados en la Batalla de New Orleans a manos del general y luego presidente de Estados Unidos, Andrew Jackson.

indios-americanos

De ahí hasta las guerras mundiales, los norteamericanos pelearon contra algunos poderes convencionales (aplastándolos a todos), como México  y España; sin embargo, fue una guerra que duró 60 años en territorio norteamericano lo que les hizo verdaderos guerreros; esta guerra fue la Guerra Indias, un conflicto contra todos los indios de Norteamérica.

En esta guerra, los norteamericanos no solo adoptaron la crueldad de los indios, sino que a su vez desarrollaron técnicas militares que han derrotado a casi todos sus enemigos.

Waterloo

En la última clase de inglés avanzado que impartí a mis alumnos, les hablé sobre la épica y gran batalla de Waterloo, que se dio  entre las fuerzas británicas y el ejército francés, el resultado de la cual sería el futuro de Europa por los siguientes 100 años.

 

En abril de 1814, Napoleón Bonaparte, junto con una guardia modesta de seguidores, se escapa de la isla de Elba, donde se le había exiliado después de más de 14 años de guerra con toda Europa.

En ese momento, el rey de Francia era un hombre muy gordo pero de una mente muy rica y muy estoica, quien pasaba la mayoría de su tiempo traduciendo poemas de grandes autores franceses al alemán, una lengua que dominaba perfectamente, ese hombre era Luis XVIII.

Poco tiempo después, Bonaparte ancla en las costas francesas y marcha hacia París por la ruta de los Alpes para evitar ser capturado por las fuerzas de Luis XVIII, quien ya se había enterado de que el “Usurpador”, como le llamaba a Bonaparte, ya estaba en Francia.

 

Para interceptarlo, mandó a todo un ejército para que se le detuviese; sin embargo, aquel ejército se derritió al ver a su viejo emperador, quien abiertamente les dijo “Si quieren dispararme, aquí estoy”, a lo que nadie pudo jalar el gatillo.

Con esta fuerza bajo sus órdenes, marchó a París, reclutando más y más soldados en su camino, quienes le recibían con flores y halagos, uniéndose  con el corazón lleno de amor y patriotismo.

Al esto suceder, no le quedó de otra a Luis XVIII que abdicar y escapar Francia, como algún día lo trató de hacer su predecesor, el rey Luis XVI y su tía María Antonieta, reina y soberana de Francia; sin embargo, él sí lo pudo hacer de manera exitosa y no perdió su cabeza en la guillotina.

Al esto pasar y al Bonaparte retomar el trono y ser proclamado Emperador Francia, todas las monarquías de Europa le declararon la guerra, no a Francia, sino a Napoleón como persona, quien siempre decía “Francia es yo y yo soy Francia”.

La coalición en contra de Bonaparte estaba formada por Austria, Prusia, Rusia, Holanda e Inglaterra, quienes ya habían sido cabalmente derrotados por Napoleón, con la excepción de la aferrada Inglaterra, quien había no solo ganado todos sus combates en contra del Emperador de Francia, sino que lo había ya expulsado de España y Portugal con un puño reducido de soldados.

Debido a esto, Inglaterra sería la comandante de la coalición, bajo el mando del Duque de Wellington, quien había derrotado a todos los generales de Bonaparte en Portugal y España; sin embargo, él nunca se había enfrentado a Napoleón cara  a cara, hasta aquel día en las afueras de un pueblo belga llamado Waterloo.

El Emperador contaba con un ejército de 128,000 hombres, que le era suficiente para enfrentar a los ingleses, quienes tenían tan solo 93,000 soldados; sin embargo, Wellington había convocado a los prusianos, quienes contaban con un número de 122,000 combatientes, por lo que los tendría que atacar por separado.

Wellington, por el otro lado, conocía bien el terreno y sabía muy bien que mediante una batalla de carácter defensiva podría debilitar a los franceses hasta que llegaran los prusianos a atacar el flanco izquierdo y la retaguardia de Napoleón.

Después de una épica batalla, que duró más de ocho horas, el Duque de Wellington pudo ejecutar su plan a la perfección y derrotó a Napoleón Bonaparte para siempre.

napoleon

Las tradiciones y el desarrollo sustentable

Durante  toda la semana pasada y tres días más estuve dando unas conferencias sobre cuentos de hadas y desarrollo sustentable, materias aparentemente muy distintas en contenido; sin embargo, en función son muy parecidas, ya que el objetivo de ambas es exactamente el mismo, que es dar a las generaciones futuras lo que nosotros hemos conocido.

Los cuentos de hadas, algo que va mucho más allá de lo que el mundo contemporáneo les ha dado, son una materia seria de estudio, a diferencia de lo que muchos adultos podrían pensar y creer.

He conocido a un gran número de personas adultas quienes se ríen de los cuentos  y los consideran como una pérdida de tiempo, por lo que muchos, especialmente dentro de nuestra era digital, ni siquiera los incluyen en sus tradiciones familiares.

Como todo en la vida, debemos de estudiar el origen de las cosas para entender claramente la naturaleza de sus usos y la verdadera razón de sus propósitos y ésta no es ninguna excepción.

Los cuentos de hadas son un proceso de relato oral que ha cambiado a lo largo de los tiempos, así como un fenómeno que se ha sabido adaptar a los tiempos por los que flotan; sin embargo, poco a poco el sistema los ha ido pasando de habitación en habitación, comenzando en el cuarto de los padres, pasando al cuarto de los niños, de ahí llegando a la recámara que nadie usa y eventualmente siendo absorbidos por la fuerte gravedad de los áticos o sótanos, donde es más probable que encuentren otros seres de su propia naturaleza.

Los cuentos de hadas en principio y contenido eran historias folklóricas, de donde se extraía magia o encantamiento del suelo de ciertos reinos o territorios, donde se compartían lazos y creencias comunes, formando de cierta manera una identidad nacional, mejor conocida como tradición.

cuento de hadasEl término “Cuentos de Hadas” como tal no se registra en la historia hasta finales del siglo XVII, cuando la escritora francesa Madame d’Aulnoy le dio este nombre a estas historias traídas del corazón de una nación y a veces del más allá.

En el siglo XIX, los hermanos Grimm se embarcaron en una cruzada académica por los bosques de Europa, para rescatar sus relatos e historias y hacerlas accesibles al público.

Esta cruzada fue tanto académica y filológica, como nacionalista y propagandística, para lanzar un lazo cultural que uniera a todos los estados alemanes y reinos teutones, que algún día formarían un fuerte país llamado  Alemania.

Del mismo modo en que los hermanos Grimm quisieron rescatar los cuentos de hadas, que en realidad son tradiciones para unir a su pueblo, esperando que éste mantuviera su cultura y tradiciones para las generaciones futuras, los proyectos de desarrollo sustentable buscan en una escala no nacional, sino internacional, el poder vivir sin destrozar el futuro ambiental del mundo.

El medio ambiente le da vida a las personas, como las tradiciones mantienen viva a la cultura de los pueblos, ya que de cierta manera ambas son una y la misma.

Tecnología y naturaleza ¿Juntas? Sí

Let’s be honest! ya no podemos vivir sin nuestro celular, con el paso del tiempo se ha convertido en una herramienta de trabajo y de vida en diferentes aspectos, no solamente nos sirve para comunicarnos por medio de llamadas y mensajes, también lo utilizamos como despertador, lámpara, agenda, blog de notas, cámara fotográfica, etc, cada quién lo utiliza y personaliza de acuerdo a sus necesidades. Actualmente también lo usamos para navegar por internet, ver videos y revisar nuestras redes sociales. Definitivamente ha pasado a ser una extensión de nuestro cuerpo.

Quizás fue esta dependencia la que hizo que el suizo Nils Ferber, tras sus recorridos de trekking y después de quedarse en repetidas ocasiones sin batería, pudiera diseñar una Micro Turbina Eólica; la cual consiste en un bastón, como el que se utiliza para realizar senderismo, ligero, práctico y desplegable, listo para recibir la energía del aire.

micro-wind-turbine-01

Nils afirma que tras sus recorridos, se dio cuenta de la necesidad de poder recargar sus dispositivos sin tener que esperar a descender de la montaña y utilizar la corriente eléctrica. Después de consultar a diferentes personas (entre ellos escaladores profesionales, alpinistas y cineastas) sobre sus expediciones y sobre las condiciones climáticas más usuales que vivían, notó dos coincidencias importantes:

  1. Para recargar sus dispositivos utilizaban paneles solares (dependiendo totalmente de la luz solar)
  2. Un elemento presente en las experiencias compartidas fue el viento

De esta manera surgió la idea de utilizar la energía eólica como solución.

micro-wind-turbine-02

A pesar de que este diseño sigue siendo un prototipo que solamente utiliza Nils, ha recibido una respuesta muy positiva por parte de excursionistas profesionales, quienes indudablemente ya lo quieren para sus excursiones. Será presentado en el próximo Dubai Design Week 2016 evento que tiene el propósito de celebrar el diseño y la innovación de las propuestas actuales de artistas, arquitectos, diseñadores, colectivos, etc.

Sin duda es una excelente idea, además de práctica amigable con el medio ambiente.