Mala Instrucción

Hace unos días estaba buscando un buen instituto de inglés para enviar a algunas de nuestras personas a aprender la lengua una búsqueda que en realidad fue bastante interesante puesto que me di cuenta los servicios mejorados que se han desarrollado en esta esfera gracias a la creciente necesidad que hay para con la lengua inglesa en nuestros días. Algo que me sorprende, tanto a mí como a muchas otras personas en otros lugares del mundo es la poca cantidad de angloparlantes como segunda lengua que hay en México tomando en cuenta que estamos tan cerca de los Estados Unidos.

Esto es algo que no había notado antes, debido a que los seres humanos por lo general nos fusionamos con nuestros alrededores lo que significa que las anomalías pasan a ser normalidades y es aquí cuando los errores o deficiencias que puedan existir en una sociedad o comunidad se quedan irresueltos. Cuando verdaderamente note el hecho que en México, pese a nuestra cercanía con los Estados Unidos,  el nivel de inglés es bastante malo aunque también se debe decir que incrementa un poco si es que se viaja al norte del país donde la cercanía con el vecino del norte es más evidente.

Durante esta búsqueda de un instituto de inglés para conseguir clases de inglés para nuestra gente, me di cuenta también del extraño fenómeno que existe de entre nuestra población de tener un alto, por no decir altísimo,  nivel de anglicismo en nuestro vocabulario diario y cotidiano cuando el nivel de inglés hablado es tan bajo, lo que significa que algo está muy mal en el sector de la polución de nuestra lengua cervantina con términos foráneos y con el hecho que aunque se filtran palabras y expresiones por la frontera norte, la lengua en sí no ha entrado de manera pura lo que también resulta muchas veces en la polución de la lengua shakesperiana cuando aquí se aprende o en los lugares sur de E.U.A.

Estos elementos extraños, e incongruentes el uno con el otro, pueden solamente encontrarse en un punto común de conclusión y acordar que ambos problemas lingüísticos provienen del mismo lugar y de la misma fuente: los maestros de esta lengua. Al llegar a esta conclusión recordé a los maestros de inglés que llegue a tener en mis años de primaria, secundaria y preparatoria en lo que se suponía que era una escuela de lo más prestigiada.

Al hacer este recuento pude entender que el 99% de nuestros docentes eran un poco mejor que pésimos quienes no conocían la lengua en ningún sentido ya sea en composición ni origen. Si esto sucede en escuelas supuestamente prestigiosas en la crema del país no se necesita mucha creatividad para imaginarse que es lo que sucede en el resto del país. Esto no solo sucede aquí sino que la mayoría de los maestros de español en E.U.A son también terribles.

No obstante, como he dicho, encontrar este instituto fue una experiencia interesante.