El arrendamiento de equipos contra otras opciones financieras

Una compra no es la única alternativa a un contrato de arrendamiento.

De hecho, ni siquiera es la más común. Los préstamos, las líneas de crédito y los servicios de factoring son medios populares para financiar una compra de equipos grandes y que todo empresario tiene a su disposición para implementarlos en su negocio.

Similar a una compra, los préstamos proporcionan más propiedad del equipo.

Con un contrato de leasing o arrendamiento, el arrendador tiene el título de cualquier equipo y le ofrece la opción de comprarlo cuando el contrato de arrendamiento concluye.

En comparación, un préstamo te permite conservar el título de cualquiera de los artículos que compras, asegurando la compra contra los activos existentes.

En este punto, es importante observar lo siguiente:

Un préstamo pone más importancia en la cuenta de crédito de tu negocio. Este punto puede ser un factor que pudiera representar una dificultad para aquellas empresas nuevas y pequeñas, debido a que deben primero ser aprobadas.

Por esta razón, los préstamos son utilizados principalmente por empresas establecidas, quienes tienen una excelente línea de crédito con calificadores que les permiten obtener las mejores condiciones.

Desafortunadamente, los términos son simultáneamente algunos de los principales inconvenientes de un préstamo.

A diferencia de un contrato de arrendamiento, que proporciona financiamiento a tasa fija, un préstamo o línea de crédito puede fluctuar a lo largo de la duración del préstamo.

Esto puede representar un problema en la elaboración de tu presupuesto, dependiendo del tamaño del préstamo.

Además, los bancos y otros prestamistas a menudo requieren un pago inicial mucho mayor, estamos hablando de alrededor de un 20% del costo total del equipo, en donde estas instituciones considerarán adicionalmente ciertas estimaciones.

Además de los préstamos, el factoring es una forma alternativa de comprar equipo costoso y es a menudo más rápido que el proceso de solicitar un préstamo.

Al aprovechar tus cuentas por cobrar, puedes convertir rápidamente los pagos pendientes en efectivo mediante la venta de estas facturas a un factor.

A menudo, el pago de hasta el 90% del valor total de tus cuentas por cobrar, dependiendo de la solvencia de tus clientes, el factoring es una alternativa ideal para el arrendamiento financiero, para préstamos para empresas emergentes y para las pequeñas empresas.

La financiación suele estar disponible en cuestión de días.

Esto hace que el factoring sea un recurso popular para las pequeñas operaciones de manufactura, la industria del transporte y las empresas que rutinariamente manejan contratos que tienen un cambio rápido.

Sea cual sea tu situación, lo ideal es visitar a una empresa que te oriente y revise junto contigo las diversas alternativas que tienes a la mano.

Unifin se encuentra entre las mejores empresas que te pueden apoyar en este proceso delicado y junto a sus asesores podrás encontrar la mejor opción para potencializar tu negocio.