¿Debes comprar un seguro de viaje o no para tus próximas vacaciones?

Veamos primero a qué se refiere un seguro de viaje

El término seguro de viaje se usa comúnmente para describir algunos tipos diferentes de seguro. A veces pueden ser bastante confusos para los nuevos viajeros.

Debes saber qué tipo de cobertura incluye una póliza de seguro de viaje, ya que puede no incluir todo lo que crees que es.

Algunos tipos de seguros pueden ser:

  • El seguro médico de viaje es la cobertura por accidentes, lesiones y visitas al hospital mientras estás fuera de tu hogar.
  • El seguro de traslado médico es la cobertura para transportarte a un hospital principal para recibir tratamiento.
  • El seguro de cancelación de viaje es la cobertura por interrupciones inesperadas en tus planes de viaje.
  • El seguro de equipaje/propiedad es una cobertura por robo o daño hacia tu equipo mientras viajas.

De acuerdo a lo que enunciamos, es muy probable que ya estés considerando el adquirir uno para tu próximo viaje.

Y cuando estás frente a tu computadora realizando la reservación y te presentan la lista de los diversos seguros que ofrece la empresa, nuevamente te salta la duda sobre si necesitas un seguro de viaje.

Y esta es la pregunta del millón y, en última instancia, es totalmente una decisión personal.

Y antes de decir si o no, primero investiga qué ofrece la línea aérea en la que viajarás así como sus Términos y Condiciones. Por ejemplo, en el sitio de Interjet esto lo puedes ver perfectamente en su sección de Servicios Adicionales y así para cada aerolínea.

En lo particular he conocido a muchas personas que viajan sin seguro de viaje y he considerado hacer lo mismo.

Pero después de más de ciertos años de viajes de negocios constantes, he escuchar historias de terror de otros viajeros y al meterme en algunos apuros: si alguien me pide mi opinión sobre el tema, respondo con: SÍ. Todos deben llevar algún tipo de seguro de salud y/o propiedad cuando viajan.

¿Por qué? Porque algo puede suceder y lo curioso es que cuando compras un seguro es con la idea de que no pase nada, pero si llega a suceder, ya estas cubierto.

Ten presente que aún con los mejores planes y medidas preventivas puede pasar algo que se encuentre totalmente fuera de tus manos. Claro, si te tuerces el tobillo, puede que no sea un gran problema.

Pero, ¿y si tu apéndice se revienta? O ¿el carro que rentaste se avería y pierdes tu vuelo? O ¿contraes una enfermedad durante tu viaje? O ¿requieres de un traslado médico después de romperte la pierna?

Estas cosas definitivamente le pueden suceder a los viajeros de vez en cuando y podrían costar decenas (o cientos) de miles de pesos. Sin seguro, ¡estás perdido!

Mi recomendación se basa en escuchar innumerables historias de primera mano sobre desastres de otros viajeros, así como también mis propias experiencias personales.

Sólo para darte una idea, imagina que te has roto un brazo por accidente, vas al hospital más cercano (y no sabes cómo es el asunto) y te sorprenden con una cuenta donde te cobran hasta el oxígeno que respiraste en la habitación.

Ante esto y al no poder pagar la cuenta médica, podrás quedarte como “rehén” hasta que pagues.

Ahora solo resta valorar qué tipo de seguro conviene más y para ello realiza las siguientes preguntas:  ¿Será un viaje corto o largo? ¿De ello depende tu trabajo? ¿Llevas toneladas de equipo costoso de foto, computadora, o no? ¿Te cubrirá tu seguro de salud habitual en el extranjero? ¿Incluye traslado médico? ¿Tienes condiciones preexistentes? ¿Eres de las personas que reserva hoteles / vuelos / actividades con anticipación?

Ya con esto, podrás definir si compras o no el seguro que te ofrezca la aerolínea… ¡Buen Viaje!