De la cuna la cama, cómo comprar el primer colchón de tu hijo

Desde que colocan a tu bebé en tus brazos hasta las peleas con almohadas, la progresión de tu hijo a su primera cama es una inversión para un buen futuro y un hito importante en su vida.

Sin embargo, la compra tanto del colchón como de la cama de tu pequeño puede ser una tarea desalentadora, con muchas consideraciones clave a tener en cuenta para garantizar una base sana y de apoyo para los próximos años.

Para ayudarte a encontrar el mejor colchón para tus hijos, te comparto una serie de consideraciones en las que se describen los factores importantes a considerar durante esta emocionante transición.

Cuándo comprar: Cada niño es único en su disposición para la transición a una nueva cama. Dado que el tiempo es un componente esencial para la transición de tu hijo a una cama, por lo que es crucial estar atento a su crecimiento.

Una de las señales claras de que tu hijo está listo para la transición es cuando descubre su capacidad para salir de la cuna, el cual es un momento de miedo para los niños y los padres.

Para evitar lesiones por caerse de su cuna, la transición debe ocurrir antes de que tu pequeño sea capaz de dejar la cuna por su cuenta.

Para medir el mejor momento para comprar la cama de tu hijo, también es importante prestar atención a sus signos verbales y no verbales a la hora de acostarse y al levantarse por la mañana, para saber si están o no dispuestos a hacer la transición.

Por ejemplo, si tu hijo menciona dolor de espalda o constantemente no parece estar durmiendo lo suficiente, podría ser el momento de la transición a una cama más grande.

Por qué es importante: A medida que tu hijo crece, el colchón debe apoyar su desarrollo.

Mientras que los huesos de los niños maduran, es importante elegir una superficie para su sueño que proporcione el apoyo necesario para evitar problemas espinales más adelante en vida.

Además, esta transición proporciona una oportunidad para invertir en una cama que tu hijo pueda usar durante años.

Los colchones Queen y King size son opciones populares para los padres, ya que proporcionan más espacio y comodidad, tanto para los padres como para recibir esas pequeñas visitas de sus hijos. Pero en una cama de este tamaño para el descanso de un niño pequeño pudiera no ser lo más indicado.

Lo que debes considerar:

  • Tamaño: El tamaño del colchón que debes elegir será, ante todo, una preferencia personal. Mientras que un colchón individual es común para los niños más pequeños, una cama más grande permitirá el crecimiento futuro y tiende a ser preferida por los niños mayores. Nuevamente, aquí lo ideal es el mejor tamaño para la edad de tu pequeño.
  • Firmeza: El colchón ideal para un niño proporcionará un soporte adecuado mientras amortigua su cuerpo en desarrollo. Independientemente del tipo o tamaño de la cama, los niños necesitan apoyo firme para asegurar que su columna vertebral y los huesos se desarrollen adecuadamente y se mantengan alineados.
  • Ante problemas de respiración o ante ciertas sensibilidades: Si tu hijo tiene alergias o asma, puedes optar por un colchón sintético, para resistir los ácaros del polvo y los alérgenos. Al comprar una cama, busca colchones que también tienen relleno microbiano o hipoalergénico, que ayude a reducir estos problemas potenciales.

Ante esto, será importante visitar los establecimientos que ofrecen diversidad en la venta de colchones, para que puedas verificar y comparar diferentes opciones.

Ya con un buen colchón que cumpla con lo necesario para la salud de tu hijo podrás entonces adquirir su recámara, así tu pequeño podrá hacer la transición de la cuna a su nuevo dormitorio como todo un niño “grande”.