La Evolución de un Gran Disciplina

El día de ayer llego un nuevo instructor de Brasil  llego a la academia de Jiujitsu para entrenar a los cinta negra para ser mejores instructores de las cintas menores, ya que casi en todas las artes marciales  los cinta negra son instructores de primer grado. Lo mas simpático es que este nuevo instructor es médico dedicado al ultrasonido pélvico y se dice que tiene de las mejores clínicas en Brasil. Sin embargo, se toma algunos veranos para ir a dar sus seminarios alrededor del mundo, algo por lo que también es muy famoso.

Esta disciplina – jiujitsu brasileño – es una que pese al pensamiento de muchos, es una de las artes marciales mas viejas de todas tomando su inicio en Japón donde fue creada por soldados campesinos para hacerle frente a  los guerreros Samurái de los feudos vecinos en las múltiples guerras civiles que tuvo esta nación en los tiempos de los emperadores Shogun. El problema mas grande que tenían estos campesinos era la gran técnica y táctica que tenían los guerreros Samurái quienes eran en si señores feudales leales hasta la muerte al emperador.

La elite Samurái, no era una casta a la cual se podía adjuntar, sino que era en la cual se nacía lo que significaba que desde niño uno estaba designado para ser este tipo de guerrero elite. Solía suceder en sistemas aristocráticos, de vez en vez, que aquellos nacientes en un estado de nobleza no hicieran lo que se esperara de ellos, precisamente debido a que desde la cuna tenían todo y no había desafíos : esto es algo que no sucedía con los Samurái. Esto era debido a que su entrenamiento comenzaba desde la edad de tres años cuando se les introducía a una Katana de madera donde aprenderían sus primeros movimientos con la espada.

El siguiente paso de su entrenamiento diario era a los diez años. Cuando un pequeño aspirante Samurái cumplía los 10 años se le ilustraba por grandes maestros a utilizar y manejar caballos  con maestría tanto individualmente como en conjunto donde además, como a los mongoles,  se les enseñaba a tirar con arco de manera precisa mientras al galope, algo que se practicaba de manera diaria – agregado a su entrenamiento con la espada-.  Una vez contando con este entrenamiento, recibían su armadura a los 20 años de edad, misma que sabían utilizar muy bien ya que muchas veces entrenaban portando costales de arena pesados en forma de armadura.

Este era el guerrero que los campesinos soldados tenían que enfrentar. Sin embargo, para derrótales tenían que descifrar maneras de pelear en suelo para romper las extremidades y/o estrangular a sus feroces oponentes. En 1970, un señor Gracie brasileño se convirtió en un maestro en jiujitsu, derrotando en un combate libre a un fisicoculturista catalogado entre los 3 hombres más fuertes del planeta tierra.  Después de esta victoria creo una academia de jiujitsu brasileño, ultra famosa hoy en día.