El dilema de trabajar en una cafetería o mejor hacerlo en un espacio llamado coworking

Al ser un amante del café, por supuesto que disfruto a lo grande entrar a un establecimiento en donde se sirva una deliciosa taza de café aromático con cuerpo dispuesto en un ambiente agradable.

También aprecio estos lugares cuando me permiten hacer ciertas tareas de trabajo sin mayor complicación ofreciendo entonces un entorno también “laboral”.

De hecho y aún cuando el mayor tiempo de mi trabajo lo realizo desde casa, busco en muchas ocasiones el salir de “mi mundo”.

Con esta sola acción me permite entrar en contacto con el mundo exterior llevándome nuevamente a la cordura, a la productividad y creatividad.

Y para seguir con mi trabajo, una cafetería me viene bien para continuar con mis labores y qué mejor que estar bien acompañado de una deliciosa taza de café.

Bajo este punto, incluso Forbes ha intervenido para decirnos por qué las cafeterías son lugares valiosos para trabajar.

Vemos por ejemplo que una cafetería puede ofrecerte diversos y ricos aperitivos además del café y tal vez estés escuchando un poco de música ambiental.

Ahora bien, sabemos que ahora podemos contar también con espacios especiales para realizar actividades como las que llegamos hacer en una cafetería y me refiero a los espacios de coworking

En nuestro país, contamos con una gran variedad de propuestas de coworking México en donde puedes reunirte con personas, hacer tareas empresariales o simplemente trabajar en un espacio destinado a ofrecerte un servicio de oficina sin las complicaciones de tener una.

De esta forma, ante un cambio de ritmo y/o ambiente siempre resulta bueno para la creatividad, el enfoque y la productividad.

Esto es por que si trabajas desde casa, hay muchas cosas que te pueden distraer o sencillamente requieres una chispa de inspiración.

Y curiosamente podrás notar que si buscas trabajar, es posible que un ambiente de cafetería no siempre encajen bien para tus requerimientos.

Por ejemplo, si tienes programada una videoconferencia es muy común que sea casi imposible hablar o escuchar ante un ambiente de una cafetería… de hecho es algo que me ocurría con frecuencia hasta que comprendí que hay cosas que definitivamente requieren de un espacio idóneo para ello.

También es difícil concentrarse durante la crisis del almuerzo o la fiebre después de la escuela.

Puedes estar en la fecha límite para la entrega de un proyecto pero a los comensales del lugar es algo que los tiene totalmente sin cuidado.

En una cafetería durante el día presenta un gran cambio de ritmo que no puedes predecir. Podría estar lleno o ruidoso o estar frío o caliente.

Si bien el visitar una cafetería para realizar una actividad empresarial o una tarea especial, su ambiente ayuda a romper la monotonía y esto es algo grandioso.

Pero te has puesto a pensar qué pasa de forma contraría, esto es, qué sucede o cómo se ve el ambiente de una cafetería vista desde afuera.

Una de las principales quejas de los propietarios de cafeterías es que cada vez más personas miran fijamente sus pantallas, creando una atmósfera de instrospección en donde debería ser un espacio social.

Vale la pena tener en cuenta este punto de observación y ver si te encuentra añadiendo un punto social y de interacción en un espacio abierto como es una cafetería para ser parte de su cultura o si te encuentras impidiéndolo.

En contraparte, los espacios de coworking están diseñados para el enfoque y la productividad.

Con zonas perfectas para cuando necesitas una distracción y cuando no lo requieres. En estos lugares puedes tener acceso a espacios sociales y cocinas para el parloteo, espacios para trabajar con ruido, lugares donde concentrarte plenamente, etc.

Es así que en un espacio de coworking encuentres todos los puntos y espacios necesarios para trabajar, socializar y concentrarte en mismo punto y sabes que esa es la misión de ese lugar.

De esta forma, habrá momentos que una cafetería te puede funcionar bien y para ciertos casos lo ideal es contar con un espacio de coworking ¿no lo crees así?

Mala Instrucción

Hace unos días estaba buscando un buen instituto de inglés para enviar a algunas de nuestras personas a aprender la lengua una búsqueda que en realidad fue bastante interesante puesto que me di cuenta los servicios mejorados que se han desarrollado en esta esfera gracias a la creciente necesidad que hay para con la lengua inglesa en nuestros días. Algo que me sorprende, tanto a mí como a muchas otras personas en otros lugares del mundo es la poca cantidad de angloparlantes como segunda lengua que hay en México tomando en cuenta que estamos tan cerca de los Estados Unidos.

Esto es algo que no había notado antes, debido a que los seres humanos por lo general nos fusionamos con nuestros alrededores lo que significa que las anomalías pasan a ser normalidades y es aquí cuando los errores o deficiencias que puedan existir en una sociedad o comunidad se quedan irresueltos. Cuando verdaderamente note el hecho que en México, pese a nuestra cercanía con los Estados Unidos,  el nivel de inglés es bastante malo aunque también se debe decir que incrementa un poco si es que se viaja al norte del país donde la cercanía con el vecino del norte es más evidente.

Durante esta búsqueda de un instituto de inglés para conseguir clases de inglés para nuestra gente, me di cuenta también del extraño fenómeno que existe de entre nuestra población de tener un alto, por no decir altísimo,  nivel de anglicismo en nuestro vocabulario diario y cotidiano cuando el nivel de inglés hablado es tan bajo, lo que significa que algo está muy mal en el sector de la polución de nuestra lengua cervantina con términos foráneos y con el hecho que aunque se filtran palabras y expresiones por la frontera norte, la lengua en sí no ha entrado de manera pura lo que también resulta muchas veces en la polución de la lengua shakesperiana cuando aquí se aprende o en los lugares sur de E.U.A.

Estos elementos extraños, e incongruentes el uno con el otro, pueden solamente encontrarse en un punto común de conclusión y acordar que ambos problemas lingüísticos provienen del mismo lugar y de la misma fuente: los maestros de esta lengua. Al llegar a esta conclusión recordé a los maestros de inglés que llegue a tener en mis años de primaria, secundaria y preparatoria en lo que se suponía que era una escuela de lo más prestigiada.

Al hacer este recuento pude entender que el 99% de nuestros docentes eran un poco mejor que pésimos quienes no conocían la lengua en ningún sentido ya sea en composición ni origen. Si esto sucede en escuelas supuestamente prestigiosas en la crema del país no se necesita mucha creatividad para imaginarse que es lo que sucede en el resto del país. Esto no solo sucede aquí sino que la mayoría de los maestros de español en E.U.A son también terribles.

No obstante, como he dicho, encontrar este instituto fue una experiencia interesante.

Interrogatorio por aparatos y sistemas

El día de ayer tuve la oportunidad de realizarse parte de la historia clínica a una señora con enfermedades concomitantes, la cual padece esclerosis múltiple, hipotiroidismo hemiparesias y constipación, le hice exploración de todo el cuerpo

Inicie con el aparato respiratorio y esto fue lo que presentó: presencia de rinorrea, presencia de rinolalia, ausencia de epistaxis, presencia de tos, ausencia de disfonía, ausencia de hemoptisis, ausencia de vómica, ausencia de cianosis, presencia de dolor torácico, ausencia de disnea, ausencia de sibilancias audibles a distancia

Aparato digestivo: refiere que no le da hambre (como por que debe comer), menciona que su apetito ha disminuido drásticamente desde hace 3 años lo cual lo asocia al uso de medicamentos, sin alteraciones en la masticación y salivación, ausencia de disfagia, ausencia de halitosis, ausencia de nausea, ausencia de regurgitación, ausencia de pirosis, ausencia de eructos, ausencia de meteorismo, ausencia de distensión abdominal, ausencia de  flatulencias, ausencia de hematemesis, ausencia de ictericia, características de heces: presenta constipación, son heces duras sin moco acompañante, no presenta acolia, hipocolia, ni hematoquecia, no presenta esteatorrea, ausencia de parasitosis, ausencia de lientería, presencia de pujo, ausencia de tenesmo, ausencia de prurito anal.

Aparato cardiovascular: ausencia de palpitaciones, ausencia de dolor precordial, ausencia de disnea de esfuerzo, ausencia de disnea paroxística, ausencia de apnea, ausencia de edema, ausencia de cianosis, presencia de acufenos, ausencia de tinnitus, ausencia de sincope, ausencia de lipotimias.

Aparato renal y urinario: Ausencia  de dolor renoureteral, ausencia de anuria, presencia de oliguria y polaquiuria, ausencia de hematuria, ausencia de coluria, ausencia de incontinencia urinaria y, de urgencia urinaria, las características del chorro son normales sin alteraciones en el calibre y velocidad; nictámero de 3 a 4 veces, ausencia de algún tipo de goteo terminal.

Sistema endocrino: Ausencia de intolerancia al frio o al calor, ausencia de hipoactividad o hiperactividad, ausencia de aumento del volumen del cuello, ausencia de polidipsia, polifagia y poliuria, ausencia de cambios en los caracteres sexuales secundarios y sin cambios en cuanto a su peso.

Sistema hematopoyético: Ausencia de palidez, ausencia de fatigabilidad, ausencia de astenia, ausencia de sangrado, ausencia de equimosis, ausencia de petequias, ausencia de adenomegalias.

Piel y anexos: Coloración de tegumentos normales, pigmentación de ningún tipo, ausencia de prurito, cabello sin alteraciones, uñas presentes en cada dedo, sin alteraciones del color o forma; ausencia de lesiones, presencia de hiperhidrosis y ausencia de xerodermia.

Musculo esquelético: presencia de mialgias y dolor óseo, ausencia de artralgias, sin alteraciones de la marcha, ausencia de hipotonía, volumen muscular normal, sin limitación de movimientos y ausencia de deformidades

Sistema nervioso central: Ausencia de cefalea, ausencia de paresias, ausencia de plegias, ausencia de parestesias, ausencia de temblores en manos; sin alteraciones de la marcha, ausencia de vértigo y mareo

Órganos de los sentidos: sin alteraciones en oídos, nariz gusto, y tacto, alteraciones en la vista por visión en túnel

Esfera psíquica: Ausencia de tristeza, ausencia de euforia, presencia de insomnio, sin alteraciones del sueño, ausencia de terror nocturno, ausencia de ideaciones (alucinaciones, delirios, obsesiones o suicidas), ausencia de miedo exagerado a situaciones comunes.

Al terminar tuve que ir a cotizar perfiles de aluminio para mi padre. Sin duda fue un buen día ya que puse en practica mis conocimientos

Los pies también deben protegerse y no solo de los golpes

Tus pies reciben golpes, todos los días. Si empiezan a doler, debes tomar en serio el dolor en el pie y cualquier otro problema.

Este cuidado debe incrementarse aún más si eres una persona diabética.

Si tuvieras dolor de cabeza todos los días, probablemente no te dirás “… Ah, bueno, otro día, otro dolor de cabeza. Eso es parte de la vida”.

Sin embargo, muchas personas pasan por esa rutina cuando se trata de los dolores en los pies o peor aún, cuando se es diabético puede que ni dolor sientas y las complicaciones te pueden llevar hasta una amputación.

La salud de tus pies, a pesar de su distancia del corazón, puede afectar tu salud en general.

La agudeza o el dolor en los pies puede tener muchas causas y no debes ignorar el dolor en el pie ni considerarlo como una parte normal de la vida.

La salud del pie: una de las partes del cuerpo complejas y vitales

Para comenzar debemos aceptar que nuestros pies son una maravilla de la ingeniería. Juntos, los dos pies contienen más de 50 huesos, lo que representa alrededor de un cuarto de todos los huesos de tu cuerpo.

Y de alguna manera también hacen espacio para más de 60 articulaciones y 200 músculos, tendones y ligamentos que los mantienen unidos y los ayudan a moverse.

No es sorprendente que muchos problemas puedan afectar tus pies.

Para empezar, tienen un trabajo muy difícil. A lo largo de tu vida, pones mucho desgaste en tus pies, simplemente caminando en un día normal los golpeas con cientos de toneladas de fuerza.

Piensa en todas las actividades que estresan tus pies. El trabajo al que sometes a tus pies puede requerir que te encuentres parado o caminar durante horas.

Tu elección de ejercicio como correr, también puede afectarlos y luego está la cuestión del estilo.

Las mujeres a menudo se calzan los pies con zapatos que no les brindan comodidad o el soporte que necesitan, como sandalias flojas o el par de zapatillas de diseño que fueron irresistibles cuando salieron a la venta, a pesar de que son de tamaño más pequeñas o estrechas o muy altas.

A lo largo de la vida, tus pies pueden desarrollar ciertos problemas de salud porque son las partes más lejanas del cuerpo de tu corazón.

Tu corazón bombea sangre a tus pies a través de las arterias y varias afecciones médicas, como la enfermedad arterial periférica, pueden reducir el flujo de sangre a tus pies.

Esto se debe a una acumulación de placa en estos vasos sanguíneos. Si esto ocurre, es posible que tus pies y piernas no reciban la sangre rica en oxígeno que necesitan para prosperar.

La diabetes, una afección que afecta a millones de personas a nivel mundial, también puede provocar un flujo sanguíneo reducido en los pies que puede amenazar gravemente su salud.

Muchas otras afecciones comunes pueden afectar la piel de los pies o los huesos y tejidos internos.

Estos varían desde problemas relativamente menores, como el pie de atleta, hasta los más profundos, como los juanetes (articulaciones deformes en los dedos gordos de los pies) y los neuromas (crecimientos dolorosos pero benignos en un nervio).

Por todo lo anterior no debes ignorar ninguna condición relacionada con el pie o tratar de sufrirla porque el hecho de que “solo” afecta a tus pies.

Si no puedes caminar cómodamente, es más probable que dejes de estar físicamente activo, lo que puede reducir tu calidad de vida.

Además, muchas enfermedades comunes que amenazan la vida, desde enfermedades cardíacas hasta algunas formas de cáncer, están asociadas con un estilo de vida sedentario.

Si el dolor en tus pies te impide hacer ejercicio o simplemente limita tus movimientos, es hora de programar una cita con tu médico y si padeces diabetes, entonces visita a un médico para pie diabético.

Definitivamente tus pies te lo agradecerán, al igual que tu corazón y tus pulmones.

La regla de las tres citas

Quizá hayas visto la película de Hitch, donde Will Smith es el protagonista e interpreta a un experto en seducción, quien ayuda a hombres a enamorar a quien consideran el amor de sus vidas. Pues en este largometraje él asegura que un hombre tiene sólo tres citas para conquistar a su chica, si no lo logra en este tiempo, lo más probable es que no funcione la relación. ¿Será cierta esta teoría? Pues he tenido la oportunidad de vivir algunas experiencias que puedo comparar, además de que algunos amigos cercanos me han contado lo que sucede con sus conquistas cuando tienen 3 citas o más. Así que hoy les voy a compartir algunas observaciones que tuve, pero recuerden que los resultados pueden variar para cada persona, así que no se desanimen.

Hace algún tiempo salí con una mujer que me presentaron en una fiesta, por lo que decidí invitarla a cenar en un restaurante de la colonia Roma. Tuvimos la oportunidad de platicar, de conocernos y pasar un rato agradable. Me quedaron muchas ganas de volver a salir con ella y decidí invitarla de nueva cuenta, ahora a un lugar donde hubiera más acción, y no me refiero a la que sus mentes pecaminosas están pensando. Fuimos a un parque de diversiones, donde había oportunidad para seguirnos conociendo y de paso vivir la emoción de los juegos mecánicos, donde aproveché para abrazarla y ser correspondido. Así que un gran día como ese dio paso a una tercera cita, la cual sería la definitiva y donde según Hitch, deberíamos darnos nuestro primer beso, para saber si sentimos lo mismo el uno por el otro y hay química. Decidimos ir al cine, donde por supuesto levantaría os brazos de las butacas para cine para abrazarla, después la llevé a tomar un café y después a dar una caminata nocturna a la luz de la luna por un parque de la Ciudad de México. Nos detuvimos en una fuente, todo era propicio para un mágico beso, pero su celular interrumpió la ocasión y cuando pudimos retomarla, simplemente no pude continuar, y partimos a casa.

Volvimos a salir dos veces más, pero en la última cita ella hizo un comentario que sepultó todas mis aspiraciones. Mencionó que estaba feliz de encontrar a un gran AMIGO como yo y que esperaba nunca perderme. Pues resulta que si no muestras interés romántico desde las primeras citas, puedes caer en la temible friendzone, de la cual es muy difícil salir. No sé si sean tres citas, pueden ser menos o más, pero lo que sí te puedo asegurar es que si no muestras interés romántico desde el inicio, tus probabilidades de conquistarla disminuirán considerablemente. Sin embargo, no pienses que por revelarle tu amor o robarle un beso ya formarán una maravillosa pareja, no. Lo que sucederá es que se darán cuenta lo que realmente sienten el uno por el otro. Quizá después del primer beso simplemente noten que no hay química entre ustedes y el ser una pareja no sea una opción. Pero sean tres, cuatro, cinco o más citas, debes ser franco y directo con ella, mostrando tus verdaderas intenciones y diciéndole lo que ella significa para ti.

Corran a ver The Greatest Showman

El pasado fin de semana me encontraba recostado en mi sofá cama, sin nada que hacer, así que decidí vestirme e ir al cine. No tenía ni idea de las películas que estaban en esa fecha en cartelera, así que me decidiría hasta llegar al cine, pues si checaba la cartelera por internet, podría desanimarme y hubiera decidido no salir, así que no lo hice. Fui a una plaza que está muy cerca de mi casa, comencé a ver la lista de películas disponibles y la primera que llamó mi atención fue The Greatest Showman, pues soy muy fan de Hugh Jackman. Al leer la sinopsis vi que era un musical y la verdad es que no soy muy afecto a este género cinematográfico. Aun así decidí darle una oportunidad y vaya que me llevé una grata sorpresa.

No voy a hablar de todo lo que se ve en la película, sino que me enfocaré en dos aspectos que son los que hacen que el filme sea de los mejores musicales que jamás haya visto: la música y la fotografía. Comencemos por lo auditivo, que siendo un musical debería ser la parte con más fuerza y vaya que lo consiguieron; sin embargo, creo que lo visual se lleva las palmas. Las canciones fueron escritos por los mismos que crearon las de La La Land, ganadora al Oscar por en musicalización, entre muchos otros. Así que los temas musicales estaban en buenas manos y así lo demostraron. Pese a que la historia se centra en un personaje antiguo como lo fue P.T. Barnum, las melodías son modernas y pegajosas, para que salgas de la sala cantándolas, silbándolas o tarareándolas. Simplemente están tan bien hechas como en la parte melódica como en la letra, son de esas canciones que se te quedan en la mente. Además que las interpretaciones de Hugh Jackman, Zac Efron, Zendaya y sobre todo la de Keala Settle, que interpreta a la mujer barbuda, son impresionantes, excepcionales.

Ahora vamos a la parte visual, simplemente es una joya, una delicia para nuestros ojos. Desde la creación de los escenarios, los vestuarios, la iluminación, la pirotecnia, la animación de los animales y todo el show que realizan los personajes delante de la cámara son maravillosos. Quien se encargó de toda esta parte debe sentirse muy orgulloso, ya que en mi opinión le ganó a la parte musical, por poco, pero al final de cuentas fue lo que se llevó la película, la cual, debo recalcar, es un musical. Cuando ves las escenas donde realizan los shows en el teatro o en la carpa ya al final, simplemente sientes como si estuvieras observando un circo, te remonta a tu época de pequeño, cuando ibas con tus padres al circo que se presentara en tu ciudad y salías con una sonrisa enorme en tu rostro. Así es como saldrás después de ver El Gran Showman, con una cara de felicidad que ni tú te aguantarás. Incluso podría apostar que en ciertas escenas se te apachurrará el corazón y sentirás ganas de soltar la lágrima de cocodrilo.

Vivo en el infierno

Hay personas que nacieron para sufrir, una de esas soy yo. Desde que era muy pequeña he tenido una gran cantidad de problemas, algunos provocados por causas ajenas a mí y otros por decisiones erróneas que he tomado en mi vida. Pero no ha habido ningún momento de felicidad plena, siempre que estoy atravesando por un momento de felicidad, algo lo arruina y el destino me castigará por pensar que podía ser feliz. Después de tanto sufrimiento, de arruinar mi vida con cada una de mis acciones, decidí que era momento de partir, de ponerle fin a mi sufrimiento, pero la vida no lo iba a permitir. Tendría que seguir sufriendo aquí en la tierra, donde el castigo es peor que ir al cielo o al infierno, incluso aunque fuera el que Dante nos diseño en su obra maestra de La Divina Comedia.

Desde muy chiquita he tenido problemas en mi cerebro, los doctores dicen que es por que nacía a los siete meses y estuve tres en incubadora, lo que habría afectado mis neuronas. Estudiar se me complicó desde que entré a la primaria, no lograba concentrarme, no me gustaba asistir y siempre me hacían burla por mi tamaño pequeño o porque siempre he sido muy flaquita. Mis padres me llevaron con psicólogos, mismos que me enviaban con psiquiatras, que eran los encargados de recetarme medicina para mi déficit de atención, el cual dijeron tendría para siempre, pues los medicamentos que me daban no estaban funcionando. Después de la preparatoria decidí dejar de estudiar y buscarme un trabajo. Hice desde limpieza en las casas u oficinas, hasta ser obrera en una fábrica de corte de celosías, donde me gustaba porque alejaba todos los malos pensamientos de lo ocupada que estaba. Pero cuando mejor me iba en lo laboral, llegó una persona a mi vida. Me enamoré de él sin saber que me iba a llevar al mismísimo infierno.

Al inicio de nuestra relación él era amable, atento y caballeroso, pero conforme avanzaban los días iba disminuyendo esa parte buena y mostraba su verdadero yo. Llegó a maltratarme física y psicológicamente. Lo peor fue cuando no me bajaba la regla y decidí hacerme una prueba de embarazo, la cual salió positiva. Yo no quería tenerlo, él tampoco, así que busque opciones para abortar. Cuando por fin encontramos una que se ajustaba a nuestro pobre presupuesto, él decidió que quería tenerlo, que siempre sí. Lo cual me molestó. Al final lo hice a sus espaldas, lo cual le molestó en demasía y me acusó con mis padres, quienes no soportaron la noticia y me corrieron de mi casa. El pésimo legrado que me hice provocó que comenzara a desangrarme y mi hermano tuvo que llevarme al hospital. Después de eso comencé a tener depresión, por lo que volví con mi psiquiatra, quien me medicó en un principio para tratar los pensamientos suicidas que tenía, pero al ver que no funcionaba, me aplicó un tratamiento abrasivo que me provocaba alucinaciones, veía bebés por todas partes. Después de diez sesiones, traté de parecer normal para no volver a dicho martirio, pero sigo viendo bebés, les compró ropa que después tengo que ocultar. ¿Estoy en el infierno? Yo creo que sí.

La ciencia del cabello

El cabello es mucho más complejo de lo que parece en la superficie.

Todos sabemos que no solo juega un papel vital en la apariencia de hombres y mujeres al grado de recurrir en grados desesperantes a un tratamiento para la alopecia.

Sin embargo, nuestro cabello además de hacernos lucir bien, también ayuda a transmitir información sensorial y a crear una identificación de género.

Es más, el propio cabello lleva consigo toda una ciencia desde nuestra concepción.

En la semana 22, un feto en desarrollo tiene todos sus folículos capilares formados. En esta etapa de la vida hay alrededor de 5 millones de folículos pilosos en el cuerpo.

Hay un total de un millón en la cabeza, donde cien mil de esos folículos residen en el cuero cabelludo.

Esta es la mayor cantidad de folículos pilosos que tendrá un ser humano, ya que no generamos nuevos folículos capilares en ningún momento a lo largo de nuestras vidas.

Esto en sí ya es un dato más que increíble sobre la conformación de un ser humano en algo tan vital como lo es el cabello.

La mayoría de las personas notará que la densidad del cabello del cuero cabelludo se reduce a medida que crecen desde la infancia hasta la edad adulta.

La razón: nuestro cuero cabelludo se expande a medida que crecemos.

Vemos por ejemplo que el cabello tiene dos estructuras distintas: primero, el folículo en sí que reside en la piel y segundo es el eje, que es lo que se ve por encima del cuero cabelludo.

El folículo piloso es un segmento de túnel de la epidermis que se extiende hacia la dermis. La estructura contiene varias capas que tienen funciones separadas.

En la base del folículo está la papila, que contiene capilares o pequeños vasos sanguíneos que nutren las células.

La parte viva del cabello es la parte inferior que rodea la papila, llamada bulbo. Las células del bulbo se dividen cada 23 a 72 horas notablemente más rápido que cualquier otra célula en el cuerpo.

Ahora veamos que también poseemos dos fundas, una funda interna y otra externa que rodean el folículo.

Estas estructuras protegen y forman el tallo del cabello en crecimiento.

La vaina interna sigue el tallo del cabello y termina debajo de la abertura de una glándula sebácea (aceite) y, a veces, una glándula apocrina (olor).

La funda exterior continúa hasta la glándula. Un músculo llamado erector pili se adhiere debajo de la glándula a una capa fibrosa alrededor de la vaina externa.

Cuando este músculo se contrae, provoca que el cabello se levante, lo que también hace que la glándula sebácea secrete aceite.

La glándula sebácea es vital porque produce sebo, que acondiciona el cabello y la piel.

Después de la pubertad, nuestro cuerpo produce más sebo, pero a medida que envejecemos, comenzamos a producir menos sebo.

Las mujeres tienen mucha menos producción de sebo que los hombres a medida que envejecen.

Y también el cabello posee un tallo. El tallo del cabello está hecho de una proteína dura llamada queratina y está hecho en tres capas.

Esta proteína está realmente muerta, por lo que el cabello que ves no es una estructura viva. La capa interna es la médula.

La segunda capa es la corteza y la capa externa es la cutícula. La corteza constituye la mayor parte del tallo del cabello.

La cutícula es una estructura bien formada hecha de escamas superpuestas en forma de tejas. Tanto la corteza como la médula son las que mantienen el pigmento del cabello, dándole su color.

Como ves… nuestro cabello es una creación impresionante… un laboratorio en sí que, por supuesto hay que aprender a cuidar.